A 11 años de la muerte de Kosteki y Santillán


26 de Junio de 2013

Por: 
Agustín Tonet

A once años del asesinato de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, diversas organizaciones sociales recordaron a los militantes sociales  con un acto sobre el Puente Pueyrredón, a metros de la estación de trenes de Avellaneda, donde fueron asesinados.

Representantes de distintas agrupaciones políticas realizaron desde la noche del martes a una marcha de antorchas desde la avenida Pavón frente a la ex estación Avellaneda hasta la base del Puente Pueyrredón.

"La masacre de Avellaneda pretendió ser un escarmiento ejemplificador contra la movilización popular", se afirma en el texto leído. "La masacre de Avellaneda no fue un exceso de represión policial, fue un plan político para callar al pueblo", afirma el escrito.

Meses después de diciembre de 2001, las manifestaciones eran corrientes y los pedidos por trabajo y comida para los más necesitados se contaban en gran número. Los jóvenes habían comenzado a darse cuenta que era necesaria su participación para poder producir un cambio. Ahí encajan Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, quienes pertenecían al Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD) de Guernica y de Lanús respectivamente, agrupados en la Coordinadora de Trabajadores Desocupados Aníbal Verón.

Ese día habían ido como varias veces antes a manifestarse, a pedir por los que menos tenían. Ese día se encontraron con una policía que estaba dispuesta a ir un paso más allá en la represión.

El 26 de junio de 2002, un operativo conjunto de las policías federal, bonaerense, gendarmería y prefectura reprimió con balas de goma y plomo una protesta de trabajadores desocupados, que exigían un aumento de subsidios y alimentos. Entre decenas de heridos, Kosteki y Santillán murieron asesinados en manos de dos policías provinciales.

En el juicio que se realizó,  siete policías fueron encontrados culpables por los lamentables sucesos, comenzando por el comisario inspector Alfredo Fanchiotti y el cabo Alejandro Acosta, condenados a cadena perpetua;

"A 11 años ni Duhalde, ni Fepile Solá, ni Juan José Álvarez, ni Alfredo Atanasof, ni Jorge Matzkin, ni Luis Genoud, ni Oscar Rodríguez, ni Jorge Vanossi, ni Aníbal Fernández, ni el difunto Carlos Soria, entre otros; fueron investigados por aquella Masacre", escribieron en una carta Alberto y Leonardo Santillán, padre y hermano del militante asesinado.

 

Foto: Adrián Escandar

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

-

Novedades Libros

Último número

Noviembre 2014
Revista Nº: 560

Publicidad