Pensamientos


Ciertamente no existe ningún santo que sea tan popular como San Francisco entre todo tipo de personas. Él cautivó la imaginación de sus contemporáneos presentándoles la pobreza, la castidad y la obediencia con la pureza y la fuerza de un testimonio radical.
La vida de Francisco era una completamente absorbida por Dios y siempre abierta a las insinuaciones del Espíritu.
Para Francisco el Espíritu era el esposo del alma, plan y relación que logró mediante la devoción a la Madre de Jesús.

La paz se construye con trabajo, acción, diálogo, compromiso... pero también, y no en último lugar, con la oración. Así lo entendió un gran número de personas en todo el planeta, imposible de cuantificar, que todos los días se detienen un minuto, a las doce en punto, para pedir por la paz en el mundo, especialmente en los lugares donde hay focos de guerra o está más amenazada. En esos 60 segundos, que genéricamente denominan \"time out\", se detienen para elevar una oración según la costumbre de la propia religión o, si no se es creyente, simplemente un pensamiento y un anhelo de paz.

Amar “siempre, enseguida, con alegría” es la propuesta que surge de estas págs. recopiladas de algunos autores ilustres y otros menos conocidos. A todos los une un profundo amor por la vida y el deseo de hacer de ella una “obra de arte”.

En el interior de las próximas páginas se proponen pensamientos diversos para reflexionar a partir de una de las frases de Jesús, que bellamente sintetiza la causa cristiana: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”.

Esta compilación da cuenta de un “canto universal” formado por las voces más reconocidas de todas las artes y el ingenio humano que reflexiona sobre uno de los grandes eventos del cristianismo y de la humanidad: la encarnación del Verbo, el nacimiento del niño-Dios.

La figura del Santo Cura de Ars habla más que nunca al hombre de hoy. Su extraordinaria vida llena de oración y de mortificación, el heroico servicio a la Palabra de Dios y a los sacramentos, especialmente el de la penitencia, continúan siendo un punto de viva referencia.
San Juan María Vianney vivió su juventud en los tiempos de la Revolución Francesa. En ese período inició clandestinamente su preparación al sacerdocio, siguiendo la voz de la vocación, en momentos que cualquiera podía perder la cabeza en manos de un verdugo, hasta los sacerdotes.

En este libro, la autora recoge pensamientos de grandes figuras del cristianismo, como así también de poetas y filósofos destacados en la historia de la humanidad. Cada uno brinda su aporte para la reflexión y la puesta en práctica de estas virtudes, en sus distintos matices, compañeras de viaje para una vida auténticamente plena.

A través de esta compilación intentamos asomarnos, al menos fugazmente, al pensamiento y reflexión de uno de los más grandes sabios contemporáneos. A lo largo de sus ya 25 años de Pontificado, Juan Pablo II ha posado su mirada en todas las realidades humanas para trascenderlas a su vocación original: el Amor verdadero, Dios. Amado por muchos, respetado por todos, se ha asimismo en un portador de consuelo, de justicia, perdón y, sobre todo, de amor misericordioso.

Cada pensamiento tiene el perfume de lo insondable, de lo particular universalizado y con profundas resonancias en quien los lee. Son vivencias que quieren y piden ser graficadas y compartidas, más allá de los límites naturales de un código. Son vivencias que nos harán descubrir, con un toque de frescura y de modernidad, el sabor inapreciable de la verdadera amistad.