Guía espiritual del Antiguo Testamento


La segunda parte del libro del Génesis nos presenta la historia de los grandes patriarcas, Abraham, Isaac, Jacob y José, transmisores de la fe en el Dios de la elección, de la promesa y de la salvación.

¿Podemos los hombres del tercer milenio reflexionar sobre nuestros problemas, ejemplarizados en la primera rebelión, el primer homicidio, la primera emigración, la primera lucha cultural entre nómadas y sedentarios... del Génesis?

Ezequiel, profeta y contemplativo, líder carismático dotado de vena poética, es una figura aún por descifrar. Recorriendo las páginas más genuinas de su libro, intentaremos captar su sentido más profundo, penetrar en los temas espirituales subyacentes y comprender su mensaje existencial.

El libro de Qohélet, llamado también Eclesiastés, resulta desconcertante para muchos creyentes, que no logran comprender la visión aparentemente escéptica que el autor tiene acerca de la vida humana, abocada sin remedio a la muerte.

El Éxodo es uno de los libros del Antiguo Testamento que más ha marcado la historia y la religión de Israel. Contiene una parte esencial del credo del pueblo escogido: Dios lo liberó de la esclavitud de Egipto, se manifestó a Moisés en el monte sinaí, le dio la ley y lo condujo a través del desierto hasta la tierra prometida.

En el centro de los relatos de Josué y Jueces está la tierra prometida: si en el primer libro se cuenta la conquista de la tierra, en el segundo se narran las dificultades del pueblo para mantener y consolidar esta conquista.Por su parte, el libro de Rut, aunque de redacción tardía, contiene un relato situado históricamente en el tiempo de los jueces. Ello justifica que en el presente comentario se hable de estos tres libros del Antiguo Testamento como formando una unidad, si bien mostrando las peculiares características de cada uno de ellos.

El libro de Jeremías es sumamente enriquecedor. Se trata de una colección de textos sobre acontecimientos acaecidos en torno a la caída de Jerusalén, el año 587 a.C. y, en cuanto tal, testifica como sobrevivió Israel a la catástrofe. Dicho con lenguaje neotestamentario, es un testimonio de muerte y resurrección. El intenso trabajo de reflexión sobre la derrota y sobre sus causas desembocó en una purificación que permitió comprender y superar las conductas erradas, las veleidades y las ilusiones vanas.

¿Qué lectura \"espiritual\" puede hacerse de la inestabilidad política, la corrupción, la amenaza de la droga o el problema del paro? ¿Es posible descubrir a Dios entre tanta mentira y desilusión? Con este breve comentario al primer libro de Samuel, el doctor Sicre quiere demostrar que, en esas situaciones críticas, Dios siempre está presente, y que la fe nos ayuda a descubrirlo.

Nacido en Jerusalén hacia el 760 a.C., el profeta Isaías participa durante años en todos los acontecimientos que se producen en la ciudad. Aconseja, amenaza e indica nuevos horizontes.Se le considera el \"Dante de la literatura hebrea\" (L. Alonso Schökel), y su mensaje constituye el \"fenómeno teológico más poderoso del Antiguo Testamento\" (G. von Rad).