Geografía ferroviaria

Vuelven los trenes al interior


01 Julio 2009

Por: 

Aunque con vagones usados y en servicios interurbanos, se habilitaron ramales en Córdoba, La Pampa, Buenos Aires, Chaco y Tucumán. ¿Será el punto de partida para recuperar el medio de transporte más seguro, ecológico y eficaz?

La Argentina está conectada, asomando entre los pastizales, por las antiguas estaciones de ferrocarril, espejismos de un tiempo de encomiendas, trabajadores, familias y cargas infinitas. Hace una veintena de años se fueron los trenes, dejando la peor plaga: la desocupación. Con ella, la inevitable emigración. En Pichi Mahuida, a orillas del río Colorado, resisten cuatro de sus 2.000 habitantes; ni siquiera se pudo quedar la maestra. Hace un par de años conocí al antiguo jefe de estación, Miguel Roca, que la cuida como si pudiera sorprenderlo el silbido del tren en cualquier momento. “Los viejos no servimos ni para dormir y yo no voy a pecar de cansancio. Mantengo la estación abierta, como un museo, porque soy un agradecido del ferrocarril. Ojalá vuelva. Yo, por mi parte, tengo hasta los boletos listos”, dijo entonces.
En 2009 no hay grandes inversiones ferroviarias que festejar, pero sí el regreso de breves recorridos en el interior: el mes pasado se anunció la rehabilitación de algunos ramales de corta distancia. Cristina Fernández de Kirchner dijo estar “recuperando un proyecto de país”. Y hay mucho de cierto en esa frase: se inauguró el servicio de 25 kilómetros que separan Salta con Cerrillos; los 14 kilómetros entre San Miguel de Tucumán con Tafí Viejo; 23 kilómetros desde Puerto Vilela a Puerto Tirol en Chaco; 6,3 kilómetros entre la estación de Rodríguez del Busto hasta Alta Córdoba; y el ramal entre la bonaerense Lincoln con la pampeana Realicó, con 18 estaciones intermedias.
Gran parte de las formaciones llegan como resultado de un acuerdo entre el Gobierno y la empresa Ferrocarriles Españoles de Vía Estrecha, que vendió sus coches para ser reacondicionados en los talleres locales. Los anuncios, sin embargo, no parecen conformar al mundo ferroviario. Dante Miranda, del Movimiento Nacional Ferroviario (Monafe) consideró que “teniendo tantos trabajadores del sector desocupados, podríamos haber recuperado y producido nuestra propia maquinaria”. Para Elido Veschi, investigador del transporte, “hay que generar una industria como la que teníamos antes, fábricas de coches y locomotoras. Necesitamos que se tomen esas decisiones políticas. Habría trabajo asegurado para miles de personas y el consumo crecería enormemente”.

Trazos de historia
El tren argentino cumplió más de 150 años. Tuvo un primer siglo de desarrollo con inversiones inglesas, con un entramado que culminaba en el puerto de Buenos Aires. Fue durante el gobierno de Juan Domingo Perón cuando se nacionalizaron y se democratizaron, para caer luego, en forma lenta pero constante, hasta el vaciamiento de décadas de corrupción. “El ferrocarril dejó de ser un elemento integrador y vertebrador de las economías regionales, comunicación y cultura, privación grave que ha generado una despoblación en más de mil pueblos fantasmas”, sostiene el investigador ferroviario Juan Carlos Cena, miembro del Movimiento Nacional por la Recuperación de los Ferrocarriles Argentinos (Monarefa) y autor de El Guardapalabras, memorias de un ferroviario y El Ferrocidio.
Después de la crisis de 2001, durante las campañas electorales, el Plan de Gobierno difundido por el entonces candidato Néstor Kirchner hacía hincapié en el fracaso de las privatizaciones ferroviarias. Y prometió un proyecto de ley para la creación de un Ente del Estado que concentraría la planificación ferroviaria, la gestión de la infraestructura y recuperaría la industria abandonada en los noventa. Pero no ocurió. Y durante los años siguientes se sucedieron lapidarios informes de la Auditoría General de la Nación que consideraban anulados los contratos por los graves incumplimientos de los concesionarios; mientras tanto, la Secretaría de Transporte acordaba mayores subsidios. Lo mismo sucedió con los concesionarios de carga. “Por cumplir con el anhelo social de tener trenes de pasajeros al interior se le transfieren recursos a las empresas que administran los trenes de carga, supliendo las responsabilidades que éstos incumplieron, a cambio de utilizar esas vías”, dijo el ingeniero Adrián Silva, secretario gremial de la Asociación del Personal de Dirección de Ferrocarriles Argentinos.
Un tren con 36 vagones equivale a 1.500 toneladas transportadas; hoy dicha carga se traslada en 50 camiones. Esto explica, en parte, el enorme poder que reúne el sindicalista Hugo Moyano: si los camioneros paran, la producción de todo el país queda inmovilizada. Vale aclarar que los defensores del tren no quieren la desocupación de los camioneros sino que se orienten al transporte de cortas y medias distancias.
Un artículo aparte merecerían los padecimientos de cientos de miles de trabajadores que utilizan a diario los ferrocarriles que comunican el conurbano bonaerense con la Capital. Incumplimientos de horarios, mal estado de las vías, inseguridad y hacinamiento son sólo algunos de los problemas. Para las empresas concesionarias, sin embargo, todo es beneficio: el Estado incrementó los subsidios con el argumento de evitar subas en los precios de los pasajes, pese a que el servicio es, año tras año, más deficiente.

Un tren demorado
Mientras tanto, distintas organizaciones ferroviarias llevan adelante una campaña en diferentes ciudades del interior: el “Tren para Todos”. Es un proyecto de ley que prevé la construcción de 18 mil kilómetros de vías, con una inversión de 3.100 millones de dólares. El texto contempla “la recuperación de la demanda al nivel de 1989, estimado en 12 millones de pasajeros viaje a distancias medias de 500 kilómetros”. “Los argentinos tienen que entender que el ferrocarril es de ellos. Tenemos que apostar a un nuevo modelo de empresa pública porque contamos con el capital humano y tecnológico para reconstruir nuestros trenes”, afirmó el político y cineasta Fernando “Pino” Solanas, director del documental La próxima estación. El ferrocarril, transporte seguro, ecológico y económico, está a tiempo de recuperarse del “atraso”

Etiquetas

FERROVIARIOS ARGENTINOS
NOS ESTAMOS JUNTANDO PARA PEDIR LA REAPERTURA DE LOS FERROCARRILES Y TALLERES
POR FAVOR UNITE Y PASA A TODOS EL PAIS LA CONVOCATORIA
ESTOS SON ALGUNOS DE TANTOS FACEBOOK QUE PODES ENTRAR Y SER PARTE
SI AMAS AL FERROCARRIL TE INVITAMOS A ENTRAR
que vuelvan los trenes a las provincias
trenes para todos
Por la vuelta del ramal "P2" La Plata-Olavarria del Ferrocarril Provincial
museo ferroviario rancho
ferrocarriles argentinos despertar gigante
muchos sitios mas deseamos juntarno para pedir la apertuta del ferrocarriles
Los trenes volverán, como vuelven los días, los meses, las estaciones… Los trenes volverán, para seguir uniendo pueblos, regiones y ciudades… Los trenes volverán, como van y vuelven, los pasajeros, las cargas y mensajes… Los trenes volverán, simplemente, por el placer de viajar: como el agua, la luz o el amor, no es posible vivir si ellos DESEAMOS Y NOS ESTAMOS JUNTADO PARA LA APERTURA DE LOS FERROCARRILES UNITE SE PARTE DE ESTE GRAN MOVIMIENTO FERROVIARIO

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

-

Novedades Libros

Perspectivas para Latinoamérica

Parejas en el túnel

Colección: 15 días con

Último número

Agosto 2014
Revista Nº: 557

Publicidad